Finisterre

Editorial Sudamericana – 2005; 2ª ed. 2006. Random House Mondadori DeBolsillo, 2011 y 2014.

 

finisterre

En un invierno londinense de 1874, la joven Elizabeth Armstrong, única hija de un hombre de negocios, viudo y adinerado, recibe la primera carta de Finisterre, el Cabo del Fin del Mundo, en la Galicia española. Rosalind, su corresponsal, promete romper el obstinado silencio con que el señor Armstrong ha rodeado siempre el nacimiento de su hija en el Río de la Plata.

Sus cartas la remontan cuarenta años atrás, hasta el camino de Buenos Aires a Córdoba que ha unido las vidas de Rosalind, de Oliver Armstrong, de la actriz española doña Ana de Cáceres y de Manuel Baigorria, militar unitario exiliado entre los indios ranqueles que los toma prisioneros. Allí Rosalind pierde a su marido y también al niño que espera.

Pero inicia su propio “camino de Finisterre”, metáfora, si las hay, del límite y el extremo donde nos enfrentamos a lo desconocido y aterrador dentro de nosotros mismos. El mismo camino que Elizabeth, su fascinada lectora, comienza a desandar hacia su propio origen. Rosalind ha conocido el dolor del extrañamiento y de la pérdida, de la pasión y el desengaño.

También la sabiduría y una rara, perdurable fraternidad, junto al chamán o machi de la comunidad: “Mira más lejos”, de quien se ha convertido en ayudante y discípula. Mientras tanto, en el presente de la narración, Elizabeth traba amistad con el casi adolescente Oscar Wilde, rechaza ofertas matrimoniales, y se interesa por Frederick Barrymore, empleado de su padre, y también nacido en el Río de la Plata, que la llevará al salón de doña Manuela Rosas de Terrero.

Historias y personajes de ambos tiempos y culturas confluirán en el final sorprendente de una novela que desacomoda los clichés habituales del “relato de cautivas”, la novela de aventuras o la anécdota romántica, para transformarse en profunda indagación existencial sobre la libertad humana, la identidad de los pueblos y de los individuos, la violencia étnica y la violencia de género, el lugar desgarrado y rico de los que pertenecen por lo menos a dos mundos, la belleza y la crueldad de la vida incomprensible. Para gratitud de sus lectores, Finisterra los invita a realizar este viaje fascinante y, a la vez, confirma a María Rosa Lojo como una narradora maravillosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s