Destino y memoria

Destino y memoria, una reseña sobre Finisterre de Antonio Requeni para el diario La Nación:

http://www.lanacion.com.ar/759687-destino-y-memoria

finisterre

Poeta, ensayista y crítica literaria de reconocidos y celebrados méritos, María Rosa Lojo es también una brillante contadora de historias. Lo ha demostrado en varios volúmenes de cuentos y, sobre todo, en novelas donde los personajes de ficción se entreveran con otros tomados de la realidad histórica. En Finisterre vuelve a utilizar dicho procedimiento, aunque las figuras tomadas de la realidad (en este caso, Oscar Wilde y Manuelita Rosas, entre otras) tienen una intervención más esporádica y marginal que en otros libros suyos.

La acción transcurre en 1874. Elizabeth Armstrong reside en Londres junto a su padre, un viudo adinerado que ha vivido años en nuestro lejano país -donde ella nació-, pero siempre se mostró remiso a hablar de aquella época. Hasta que un día Elizabeth recibe desde el Finisterre una carta de Rosalind Kildare, irlandesa oriunda de Galicia que también vivió en la Argentina (cuando el país aún no se llamaba así) en tiempos de su progenitor. Esta va contando en su correspondencia detalles del origen de la joven y las circunstancias de su nacimiento. El epistolario empieza narrando la travesía de Buenos Aires a Córdoba en una galera donde iban ella, su esposo, la actriz española Ana de Cáceres y Oliver Armstrong, padre de la protagonista. La galera es atacada por un grupo de ranqueles y todos los pasajeros, menos el marido de Rosalind, al cual asesinan, pasan a ser cautivos de los indios.

El largo relato fragmentado de Rosalind Kildare, a quien por vivir en el Finisterre, Elizabeth llama “la dama del fin del mundo”, abunda en vívidas descripciones de las costumbres en las tolderías, con escenas de impiadosa brutalidad, miserias, ataques, emboscadas, fugas, pero también de amor y de ternura. Dichos episodios alternan con los que Elizabeth, desconcertada y acuciosa por develar el enigma de su identidad, vive en el ambiente de la alta burguesía londinense, donde conoce a un joven y ambicioso escritor irlandés y a la señora de Terrero, hija de quien gobernaba el territorio de su nacimiento durante la época en que ocurrieron las aventuras y desventuras que Rosalind Kildare le describe en sus cartas.

No añadiremos otros detalles de un argumento poblado de incesantes peripecias. La autora desarrolla una escritura plena de talento y sutileza (no es fácil hacer hablar a Oscar Wilde como Oscar Wilde), con frecuentes imágenes poéticas y páginas de belleza conmovedora como, por ejemplo, las del capítulo VII de la Segunda Parte, o el relato de la muerte de Ana de Cáceres, actriz aplaudida en teatros de España y América que realiza su acto final en el vacío escenario de la pampa infinita. La plasticidad y la impecable precisión de la prosa de María Rosa Lojo, así como el inteligente manejo de los diálogos, están puestos al servicio de una historia atrapante, cuyo ritmo narrativo se mantiene a lo largo de todo el libro sin decaer en ningún momento.

El tácito paralelo entre salvajes y civilizados, la presencia de esa naturaleza intangible, que más allá de la geografía, de la formación y los hábitos sociales hace que cada persona sea como es, con su carácter y sus sentimientos, subyacen en esta narración en la que la memoria reconstruye y modifica un destino.

“Somos nuestra memoria -escribió Borges-, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”. Finisterre recupera los fragmentos dispersos de un espejo en el que la protagonista ve, al fin, reflejado su verdadero rostro. Ha sido virtud de María Rosa Lojo dar vida en su ficción a una época, unos espacios y unos personajes que seguramente seguirán acompañando al lector después de haber dado vuelta la última página del libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s